El desgaste por el uso, averías y los cambios del reglamento de normativa, nos obligan a renovar los componentes eléctricos o electrónicos.

En este caso nos centramos en conservar lo que consideramos más beneficioso para el funcionamiento del ascensor y adaptamos nuevos productos que se ajusten a los componentes ya existentes.